Cómo arreglar un pomo de tu casa

Si una manilla de tu hogar se ha roto o simplemente quieres cambiarla porque se ha quedado un poco anticuada, puedes cambiarla tu mismo de una manera muy sencilla ahorrándote el dinero que conllevaría llamar a un profesional para que te lo hiciera. De cualquier manera antes de cambiarla tienes que saber que con el paso del tiempo el agujero se va haciendo más grande por lo que antes de poner el nuevo pomo convendría arreglar la superficie en la que van a ir fijados los tornillos ya que si no, la manilla no va a quedar bien colocada y terminará cayéndose.

Paso a paso

Cuando tengas los pomos nuevos comprados y la caja de herramientas lista, lo primero que tienes que hacer es quitar la antigua manilla. Después limpia el área para arreglar las imperfecciones que pudieran existir. Pon un poco de cola con la ayuda de un palillo de dientes en el interior del agujero, dejándolo en el interior y cortándolo al ras de la puerta. Después límpialos restos de cola que hayan podido quedar y deja secar. Cuando ya esté seco, coloca el el nuevo pomo. Si tienes masilla en tu casa puedes usarla para rellenar los agujeros haciendo presión para que entre bien y cuando esté seca, lija su superficie antes de realizar las perforaciones que necesites para colocar el pomo nuevo.